10
Dic

Investigación liderada por Pablo Richter, fue portada de Analytica Chimica Acta, prestigiosa revista de química analítica a nivel mundial

El artículo titulado “Cork sheet as a sorptive phase to extract hormones from water by rotating-disk sorptive extraction (RDSE)”, del profesor Pablo Richter, fue seleccionado por los editores de la revista para ser publicado como artículo principal y portada del número de diciembre de 2019 de Analytica Chimica Acta, la que está catalogada como una de las más importantes del área a nivel mundial.

En el estudio liderado por el Dr. Richter, Director Académico de nuestra Facultad, académico del Departamento de Química Inorgánica y Analítica, participó un equipo multidisciplinario integrado por estudiantes de postgrado, investigadores postdoctorales, académicos de la Universidad de Chile, de la Universidad de Concepción, así como también investigadores internacionales de Colombia y Brasil.

Durante los últimos 10 años el grupo de investigación de Pablo Richter está estudiando y desarrollando novedosas tecnologías de microextracción eco-eficientes para la medición de contaminantes emergentes en matrices ambientales, evitando o minimizando el uso de disolventes orgánicos.

De acuerdo a lo que señaló el Prof. Richter, “estas tecnologías, acopladas a la espectrometría de masas, permiten alcanzar niveles de concentración extremadamente bajos para la detección y cuantificación de estos contaminantes”.

Un aspecto fundamental del estudio es comprender desde un punto de vista físico-químico la interacción entre el contaminante y la microfase extractiva, de manera de lograr altos factores de preconcentración, indica el académico.

Agrega el profesor Richter que “en este estudio en particular, se demuestra que un eco-material como el corcho, se puede utilizar como microfase extractiva debido a que sus componentes (suberina, lignina y polisacáridos) interaccionan con moléculas de contaminantes emergentes, extrayéndolas con alta eficiencia desde muestras de aguas naturales, para su posterior cuantificación a niveles de partes por trillón”.

Explica que los contaminantes emergentes son compuestos químicos de distinta naturaleza que están presentes en el medio ambiente. “Si bien hoy en día estos contaminantes no están regulados, y están pasando prácticamente inadvertidos, su presencia es una preocupación a nivel internacional dado su potencial de producir impactos ambientales y efectos adversos en la salud”, indica.

Compuestos químicos vertidos a aguas de río

El Prof. Richter explica el proceso de los contaminantes: “la presencia de estos contaminantes en aguas de río ocurre después del uso de medicamentos y productos de cuidado personal, mediante la excreción por humanos y animales en su forma nativa o como metabolitos, también a través de la disposición de medicamentos y productos vencidos o en desuso, tanto por hospitales como en domicilios particulares. De esta forma, estos compuestos son vertidos al sistemas de alcantarillado, llegando a las plantas de tratamientos de aguas servidas, donde el proceso de depuración no es del todo eficiente. La mayoría de las plantas de tratamiento de aguas no están diseñadas para la remoción de este tipo de contaminantes y una parte de ellos, y sus metabolitos, ingresan al medio acuático”.

Las drogas antiinflamatorias no esteroidales (AINEs) se encuentran entre los fármacos más frecuentemente detectados en el medio ambiente y corresponden a un grupo de compuestos farmacéuticos ampliamente utilizados (con y sin prescripción médica) para el cuidado de la salud humana y animales (aspirina, paracetamol, ibuprofeno, diclofenaco, ácido mefenámico, naproxeno, etc.). En un estudio reciente sobre el efecto de estos compuestos en animales acuáticos, se ha comprobado que generan daños celulares al material genético de los organismos, muchos de estos constituyen los primeros eslabones de las cadenas tróficas o nutritivas, señala el facultativo.

Pablo Richter se refiere asimismo a algunos contaminantes emergentes, “por ejemplo el triclosan, también se clasifican como disruptores endocrinos, porque tienen el potencial de modificar las funciones normales del sistema endocrino. Este compuesto antimicrobiano está presente en productos de cuidado personal, tales como talcos para los pies, jabón, champú y pasta de dientes, entre otros. Se ha demostrado que este compuesto puede influir o provocar alteraciones en el crecimiento, desarrollo, reproducción y comportamiento de los organismos vivos”.

En aguas residuales de la Región Metropolitana se han detectado y cuantificado los siguientes contaminantes emergentes: ácido acetil salicílico, ibuprofeno, naproxeno, ketoprofeno, ácido mefenámico, diclofenaco, ácido clorfíbrico, gemfibrozilo, parabenos, hormonas, nonilfenol y triclosan en concentracienes hasta 20 ug/L. Si bien estas concentraciones decrecen en los efluentes de las plantas de tratamiento, la mayoría de ellos también están presentes en concentraciones hasta 8 ug/L, alcanzando las aguas del río Maipo, comenta el profesor Pablo Richter.

Link a publicación en: https://doi.org/10.1016/j.aca.2019.08.069

Dirección de Extensión y Comunicaciones. Diciembre 10 de 2019.

Share This: