3
Dic

Jorge Osman Naoum, investigador postdoctoral de nuestra Facultad, es seleccionado para participar en proyecto internacional sobre energías limpias en Francia

 

Jorge Osman Naoum, Licenciado en Ciencias Biológicas, Biólogo ambiental y Magister en Microbiología (Universidad Austral de Chile); Doctorado en Genética y Microbiología (Universidad de Paris-Sud XI, Francia), y actualmente investigador postdoctoral en el Laboratorio de Biotecnología del Prof. Davor Cotoras, fue seleccionado para participar en proyecto internacional sobre energías limpias en Francia.

 Nuestro postdoc fue invitado, luego de una selección internacional, a participar de un proyecto europeo, liderado por la University College of London y conformado por un consorcio de 22 instituciones internacionales, llamado “Science for Clean Energy” que busca, según él mismo señaló, “desarrollar, testear e implementar tecnologías necesarias para detectar, cuantificar y mitigar los posibles riesgos relacionados con operaciones geo-energéticas en la superficie de la Tierra, incluyendo energía geotermal, mejoramiento en la recuperación de gases y secuestración de carbono en diferentes sitios de Europa (Islandia, Gran Bretaña y Suiza).

Consultado por esta Dirección sobre este logro y las tareas que deberá desarrollar, Osman dijo que “mi misión debo realizarla a partir de enero del 2019 en la ciudad de Lyon, Francia (Universidad de Claude Bernard) en dónde permaneceré en primera instancia alrededor de 2 años participando en el proyecto cómo investigador postdoctoral y cooperando con los diferentes grupos europeos. Durante ese tiempo, tendré que realizar pasantías en Yokahoma, Japón y/o en el Instituto Scripps de California para aprender nuevas técnicas sobre el estudio de microorganismos que se desarrollan en aquellos sitios a altas presiones. Mi trabajo se centrará principalmente en el aislamiento de microorganismos piezófilos y en el estudio de las actividades metabólicas de éstos microorganismos procedentes de sitios geotermales, principalmente de Islandia (en dónde debo realizar muestreos constantemente)”, dijo.

“Buscar soluciones a problemáticas ambientales actuales, mediante la aplicación de tecnologías limpias es una de mis mayores motivaciones”

¿Cuál ha sido tu trancurso académico y tus principales motivaciones?

–“Desde mis inicios en la ciencia me sentí atraído por el mundo de los microorganismos, en el fondo, nuestro mundo, ya que cohabitabamos junto a ellos. Tratar de entender cómo funcionan los ecosistemas y el rol que los microorganismos cumplen en ellos es una de las temáticas que me apasionan. He estudiado relaciones microbiológicas en/con plantas, desiertos, suelos oligotróficos y lagos. En cada una de las situaciones me he enfrentado a nuevos desafíos y he hecho lo posible para lograr entender éstas relaciones que muchas veces pueden ser “ínvisibles’.

 –¿Cuál es tu sensación personal de haber obtenido este puesto y emprender este proyecto (como persona)?

–“Siento que esta oportunidad es un tremendo desafío personal y a mi parecer, poder transmitir esta experiencia a los jóvenes que recién comienzan en la ciencia es muy enriquecedor. Del mismo modo, generar conciencia y poder difundir, mediante educación ambiental u otros medios a la población, que existen variados tipos de riesgos que pueden afectar a nuestro planeta y de esa manera generar un mejor entendimiento de lo que ocurre y de qué manera poder cooperar con ello, ya sea mediante difusión, buenas prácticás, entre otros. A mi parecer, la energía limpia puede comenzar en casa, todos podemos cooperar. Hay bastante por hacer y lo más grave es que estamos atrasados en el actuar ecológico”.

¿De qué manera se genera una proyección internacional de relevancia y el aporte  a la sociedad?

–“Científicamente, poder generar nuevo conocimiento sobre temáticas tan relevantes para el medio ambiente, sobre todo para el cambio climático es de suma importancia a nivel mundial. Éste proyecto cuenta con la cooperación de 22 partners, incluyendo universidades, centros de investigación e industrias de 10 países.

 Las operaciones de geoenergía en la superficie son esenciales para nuestra sociedad. Las operaciones como el secuestro de carbono y la energía geotérmica pueden considerarse necesarias para reducir la huella de carbono en expansión, mientras que la producción de hidrocarburos es necesaria para asegurar nuestros niveles de vida hasta que las fuentes de energía renovable estén disponibles en cantidad suficiente.

 Sin embargo, las operaciones de geoenergía en la superficie conllevan riesgos ambientales intrínsicos. Por ello, cuantificar los posibles riesgos, identificar procedimientos de mejores prácticas, implementar estrategias de mitigación y, cuando sea necesario, métodos de remediación para la implementación responsable de dichas operaciones”.

 

 

Dirección de Extensión y Comunicaciones. Diciembre 3 de 2018.

 

Comentarios

Share This: