24
Ene

Revista Neuropharmacology publica investigación de académicos Mario Rivera y David Vásquez acerca de un compuesto experimental que reduce la ingesta de alcohol en animales de experimentación

 

De izquierda a derecha: Prof. David Vásquez, Prof. Mario Rivera

Más de dos años de investigación permitieron a los profesores Mario Rivera y David Vásquez de nuestra Facultad, apoyados por los académicos de la Facultad de Medicina, María Elena Quintanilla, Mario Herrera-Marschitz y Yedy Israel, comprobar que el compuesto ALDA-1 reduce notablemente la ingesta de alcohol en ratas. Este agente farmacológico experimental induce la eliminación del acetaldehído, metabolito neuroactivo generado a partir del alcohol.

El compuesto fue sintetizado por el Dr. Vásquez en su laboratorio y administrado a ratas bebedoras UChB por el Dr. Rivera, quien con la ayuda de los estudiantes de Química y Farmacia de nuestra Facultad, Braulio Rojas y Diego Lagos pudo determinar sus efectos en la adquisición y en la mantención del hábito de beber alcohol en este modelo animal.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que hay 3.3 millones de muertes en el mundo anualmente (5.9% de las muertes globales) atribuibles al consumo de alcohol (OMS, 2014) y Chile se perfila como el país más bebedor de América Latina según este mismo organismo. El desarrollo de nuevas herramientas terapéuticas podría significar a futuro de gran ayuda en personas alcohólicas o en aquellas que quieren prevenir el consumo de alcohol. 

La investigación Activation of mitochondrial aldehyde dehydrogenase (ALDH2) by ALDA-1 reduces both the acquisition and maintenance of ethanol intake in rats: A dual mechanism?, publicada por Revista Neuropharmacology ya está disponible para su consulta en línea.

Link a Investigación

Según señala el profesor Mario Rivera, “el alcohol genera adicción y por tanto su sitio de acción es nuestro cerebro y en este sentido la pregunta que nos hacemos es cómo el alcohol genera esa adicción, lo que no está muy claro”, dijo. Indicó además que “estudios previos de nuestro grupo de investigación han mostrado que el metabolismo del alcohol en el cerebro genera un compuesto llamado acetaldehído, el cual es una sustancia muy adictiva que genera sensaciones placenteras”. “hemos demostrado también a través de manipulaciones genéticas que el bloqueo de la síntesis de acetaldehído en el cerebro de ratas, resulta en una disminución del consumo del alcohol, pero éste bloqueo lo realizamos mediante la administración de vectores virales, lo que limita su proyección terapéutica”, dijo.

Comenta el profesor Rivera que en el año 2010 se reportó en la literatura un compuesto que se llama ALDA-1 que presentaba propiedades que podían inducir una mayor eliminación del acetaldehído cerebral. Estas propiedades farmacológicas de ALDA-1 hacían suponer que podría ser útil en reducir las propiedades placenteras del alcohol.

“Este compuesto en el mercado tiene un precio muy elevado, sin embargo el profesor David Vásquez, académico del mismo Departamento, pudo desarrollar su síntesis en su laboratorio lo que nos permitió estudiar sus efectos en un modelo animal de alcoholismo (ratas UChB), proporcionado por académicos de la Facultad de Medicina”. Expresa el profesor Rivera que este modelo animal genéticamente tiene una predisposición a beber alcohol.

De acuerdo a lo señalado por el profesor David Vásquez, “si bien no era compleja la síntesis, nos tomó un tiempo lograr obtener el compuesto cristalizado y en grandes cantidades. Hoy en día es una síntesis de rutina que tarda 2 semanas con un bajo costo y alta pureza por cristalización”.

“Tomamos un grupo de ratas UChB que no habían bebido nunca alcohol y les administramos esta sustancia como una forma preventiva y cuando luego les presentamos alcohol, éstas no quisieron beber. Cuando les dejamos de administrar la sustancia, las ratas inmediatamente comenzaron a aumentar su consumo de alcohol, es decir, se notaba que había una protección en este modelo ratas que genéticamente están predispuestas al consumo de alcohol”, comenta el académico.

Señala además que en el caso de ratas UChB con un consumo crónico de alcohol de más de 100 días, al administrar este compuesto inmediatamente se verificó una reducción de casi  70 por ciento en el consumo voluntario de alcohol. Cuando se les dejó de administrar ALDA-1, los animales volvieron a sus niveles normales de consumo.

Según indica el académico Mario Rivera, este compuesto experimental sería potencialmente útil tanto en la adquisición como en la mantención del hábito de beber, lo cual es muy relevante “porque es muy distinto cuando está empezando la adicción a cuando se lleva años bebiendo alcohol”.

Asimismo, observaron que cuando las ratas disminuyeron el consumo de alcohol, éstas aumentaron su consumo de agua, lo cual, si se piensa en un alcohólico que en vez de consumir alcohol prefiriera el consumo de otra bebida no alcohólica, sería un efecto extraordinario, añadió el profesor Rivera.

Del mismo modo, investigaron si este compuesto podía afectar el consumo de otras sustancias placenteras naturales. “A las ratas les gusta beber líquidos dulces, vimos que esta sustancia ALDA-1 no cambió el consumo de una solución de sacarina por los animales”. “Al parecer este compuesto tiene un efecto específico en el alcohol y no afectaría otras sustancias que fueran placenteras”, explicó.

“La relevancia de los efectos mostrados por éste compuesto es que tiene acciones protectoras tanto en la adquisición del consumo de alcohol como en la mantención de éste, lo cual no se había observado antes”, indicando que “esto nos abre nuevas preguntas en el sentido de estudiar por qué este fármaco tiene esta incidencia”.

La revista Neuropharmacology es una publicación relevante en investigaciones de adicciones.

 

 

 

 

Dirección de Extensión y Comunicaciones. Enero 21 de 2019.

 

 

 

 

Comentarios

Share This: